29.3.06

DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE BLOG

¿No les ocurre a veces que tienen una opinión que creen compartir con el resto de la población cuerda (y semicuerda) del planeta, y de repente se encuentran con que nadie más la suscribe? No es muy agradable, la verdad. Yo siempre he creído que un blog personal es una forma humilde (o no) de literatura, emparentada con los artículos de opinión de los periódicos, con los dietarios de siempre, o con las cartas al director, si quieren. Pero parece que no. Leo cosas que me hacen pensar que el bloguero medio no quiere tener nada que ver con la literatura: que en Zdnet se define blog como válvula de escape del ego, por ejemplo, lo cual me jode porque la literatura es tantas miles de cosas más que una válvula de escape del ego que esa función ni se menciona cuando se trata de definirla. O un post del bloguero Pierrenodoyuna, tipo ampliamente leído y enlazado, y poseedor de una prosa bastante ácida, por otra parte, en el que parece avergonzarse (¿Soy una versión gafaspasta de las consumidoras de folletines de Danielle Steel?) de haber leído un libro de Raymond Carver. ¿Pero qué coño es esto de que un blog no es más que una válvula de escape de las flatulencias del ego? ¿Cómo que un bloguero no debe admitir en público que ha leído los maravillosos relatos de Raymond Carver? Señores, lo que tienen entre las manos no es otra cosa que el arte de Homero. Aunque lo utilicen para contar que se han follado a la vecina (pero por favor, no se lo guarden, compártanlo). La dulce, eterna, luminosa literatura.

2 comentarios:

Pierre Nodoyuna dijo...

No es vergüenza, sólo una duda pasajera... y gracias por lo de la prosa ácida

Pistacho Veloz dijo...

Pues yo no me guardo sino las mismas cosas que me guardo en la vida real. Es decir, procuro no hablar demasiado de lo que me deprime, de mis miserias, ni lloriquear y aburrir. Para eso están las telenovelas y otros géneros.
El blog no es un género, supongo, es como mucho una variante del articulismo o algo así.
Creo que un blog debe publicarse a bocaitos, porque debe ser dinámico y leerse rápido y porque la información hoy es así.
Y por otro lado suelo hacer lo que me sale del pene, principalmente, aunque nunca me lea mucha gente (cosa que también la tengo en cuenca).