12.6.11

S FOR SOLIPSISM


Ya me imagino que con la que está cayendo muchos de ustedes, amables lectores, me considerarán un chupóptero y un zángano (pero tampoco afinen tanto, amigos, que un chupóptero y un zángano vienen a ser lo mismo) porque no tengo que trabajar y vivo de las rentas. Solo una cosa les voy a decir: no se crean que pelearse todos los días con mis múltiples trastornos mentales no es cansao. Si un día no me veo obligado a contener a escobazos un brote de obsesión compulsiva es porque me estoy fabricando a toda prisa un casco de aluminio para impedir que la CIA lea mis pensamientos, y así siempre. Poco a poco, los solipsistas del mundo cuyo nombre es legión (no perdonamos, no olvidamos, espéranos) vamos entendiendo que no va a haber victoria final, sino una sucesión de batallas, retiradas, embanderamientos y acuerdos de paz (y muchas voces retransmitiendo todo en nuestras almendras). Como todo hijo de vecino, por otra parte, nos damos cuenta de que la calma definitiva es una quimera. Entonces creamos una ficción. Nuestro deseo crea una ficción. ¿El Nirvana? Más o menos: los anuncios de La Semana Fantástica de El Corte Inglés.

1 comentario:

Siervo de Diós y exclavo de España dijo...

Solo habra Victoria cuando a las clases bajas se le aumente su economía y se le deje de regalar cosas a los más perfectos, los campeones y a los que tienen más dinero.
Ej:Los políticos, los deportistas, la burguesía.Pero todo a poquita poco. Que solo queden los que tengan amor propio.
Y no los que piensen en el dinero.
Todo pertenece a los ricos,el dinero era antes oro y solo pertenecía a los ricos incluso la anarquía pertenecía a los ricos (los primeros anarquistas son la iglesia y la nobleza). Para estar más cerca de Diós tienes que compartir lo que tienes con tus hermanos. Para ser siervo de Diós no puedes ser egoísta y olviadar a tus semejantes.
Los anarquistas y los comunistas son los que estan más cerca de Diós y no el Papa de Roma. ¡Que verguenza!