7.2.07

PRELACTANCIA, DIVINO TESORO

E incluso nos es posible descojonarnos con el amigo Casciari hasta que nos entran retortijones:

Como tocarse el pito por abajo de la cobija. Sabés que es pecado, pero no podés parar.

No hay comentarios: