14.7.11

MASTRONARDI ON A (N INTER)MISSION

Ahora que me he decidido a -de verdad- preparar la mochila, plantarme en la estación de tren y subirme al primero que pase, pienso en despedirme por unas semanas y concluyo qué bonitas son las elipsis narrativas. Y me pregunto si yo soy el único personaje de esta pequeña ficción que llamamos mundo por qué no puedo desaparecer entre entrada y entrada, qué soy yo en el intervalo y adónde iré cuando no me dirijan las palabras. Por qué dios no usa capítulos, como todo el mundo.

No hay comentarios: