26.1.06

EL CORRESPONSAL EN MURCIA

Yo, que siempre me he quejado del provincianismo crónico, la falta de esperanza económica y la emigración masiva que asolan mi terruño, casi estoy por callarme ante lo que me cuenta un amigo forero de Murcia (no, no Horacio, que por desgracia no fomenta foros, otro). Allí, una serie de proyectos urbanísticos en marcha está a punto de levantar viviendas para 500.000 habitantes, lo cual no sería malo si no fuera porque son todas segundas residencias, van en la última franja de costa no explotada de España, comprometen unos recursos hídricos que simplemente no existen (la mayoría bordearán campos de golf), parecerán panales de abejas y serán vendidas a ingleses y alemanes para que vayan a practicar ese deporte tan bonito que resulta que no genera ingreso alguno a la comunidad en que se disfruta (al margen de los revendepelotas, que será la profesión del futuro de los murcianos, supongo). Los sobornos y las negociaciones entre promotores inmobiliarios y concejales de PP y PSOE están a la orden del día, como se puede leer en el periódico local. Más que eso, el concejal de urbanismo del ayuntamiento de Murcia es socio de Polaris World, y tan fresco. Según dice el tal Pako Rín (a ver si vamos currándonos un poquito más los nicks, amigo murciano), la población apoya masivamente al ejecutivo actual, del Partido Popular, a pesar de la corrosión de los escándalos inmobiliarios en su tercera legislatura, gracias al mantra Agua Para Todos. El gobierno regional paga una campaña en favor de esta Agua Para Todos, colocando incluso una pancarta gigante en la fachada del ayuntamiento, o programando una y otra vez el videoclip Agua Para Todos (como lo oyen) en las televisiones locales. En virtud de esta campaña a favor del trasvase, se demonizan las desaladoras por consideraciones ecológicas (sí) mientras se encementa tranquilamente el litoral, se recalifican como urbanizables zonas protegidas y se ignora cualquier consideración de sostenibilidad. Al mismo tiempo, capataces de las zonas agrícolas abusan sexualmente de trabajadoras inmigrantes a cambio de trabajo temporal, y empresarios estafan a extranjeros cobrando 1400€ por un contrato con el que poder solicitar el permiso de residencia. Y ya para terminar, los salarios son los más bajos del país, mientras que el precio de la vivienda está (debido a la alta demanda de ingleses y alemanes) en la media, con lo que el poder adquisitivo de los murcianos es de risa María Luisa. Le confesé a mi amigo forero que jamás había estado en su región, pero -le dije- me solidarizaba al cien por cien, me comprometía a contarlo todo en mi blog y me alegraba de vivir en la provincia en que vivo, donde el único problema que tenemos estos cuatro manchegos desorientados consiste en que no sabemos cómo hacer para desaparecer. Como decía Robert Frost, creo.

Bueno, tenemos más problemas, pero no dan tanto asco, ¿no? Y además, la mayoría los estamos solucionando de puta madre: desaparecemos, y todo arreglado.

2 comentarios:

Ababol dijo...

ufffffff si yo te contara el mastodóntico proyecto Costa Esury... que ya está bastante avanzado... promovido por FADESA (ESTAFADESA, más bien) en la desembocadura del Guadiana... cargándose un espacio natural... ya han desaparecido algunas plantas autóctonas de la zona, únicas... qué asco... y está promovido por un municipio del PSOE, no te lo pierdas... con capital libanés... dos campos de golf... mafias urbanísticas... quieren hacer de esta zona un nuevo Marbella... y la Junta de Andalucía silbando y mirando para otro lado...

Aquí tienes algo de información sobre lo que está pasando

lo dicho, qué asco, me pongo enferma y me entran ganas de vomitar... si no lo hago es para no dejarte los comentarios hechos una porquería... puaj

Anónimo dijo...

Pues solo decirte, querido manchego, que el videoclip "Agua para todos" tambien lo pasan por algun otro canal televisivo nacional, y lo veo desde mi comunidad autónoma, que, cosas de la vida, es Catalunya. Me deja sin palabras. Pero peor me dejaron las palabras de algun querido familiar mío murciano, que yo si viajo a Murcia, por lo menos una vez al año,diciéndome que en el próximo viaje me lleve mi propia garrafa de agua catalana, que de allí, ni una gota me iban a dar, de buen rollito, claro...
Besos y abrazos