9.9.08

EL PAISAJE MARCIANO DEFINITIVO

Solipsistas del mundo ha entrado en una fase nueva, no sé aún por cuánto tiempo, que pone en cuestión el mismo tejido ontológico del blog. Hay una chica viviendo conmigo ininterrumpidamente desde hace seis días. Todo es raro. La mayor parte del día la paso preguntándome qué cojones hace esta tía aquí. Me molesta mucho la naturalidad con que ha ocupado mi casa, porque choca con mi propia e inmensa extrañeza. Claro que el día también incluye otros tres períodos: el de sexo, el de sueño y otro, el que he venido aquí para compartir con ustedes, que ocurre al despertarme. Las categorías aún están por solidificarse, a medio camino hacia la vigilia, y por las rendijas de la persiana entran rayos de sol. Violeta duerme dándome la espalda, y tengo delante de los ojos una mata de pelo castaño. Huele levemente a champú. La belleza de este paisaje marciano equilibra las cosas y las mantiene gravitando, repito que aún no sé hasta cuando. Por otra parte, ya no puedo bloguear tanto ni tan libremente como solía, pero les mantendré informados.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

...levemente

Monique dijo...

Et elle sait qu'à son dos il y a un monde occupé, auquel les deux vous regrettez de respirer tandis que les murs se serrent...

Leni dijo...

¡Calzonazos!