25.2.09

NO HAY TEOREMAS PARA ESTO

Hay una toalla metafórica y sudada en medio de la habitación, y he recuperado el módem y he perdido el día entero en internet, sin escribir nada ni intentarlo. Son las ocho menos veinte y me duelen los ojos: le he pegado fuego al Reader, al Reddit y bueno, también al Myprops. El paisaje mental del procrastinador es una habitación blanca y sin ventanas, clásicamente acolchada por dentro para evitar que el interno se haga daño. Hay muchas voces de mucha gente, muchos ecos, los poemas del último libro de Alberto Santamaría que ha adjuntado Agustín Fernández Mallo a su reseña, por ejemplo. Pero no es posible para el interno escribir. Una angustia le rebaña la garganta por dentro (otra vez por dentro, todo es por dentro, por lo que se ve) si lo intenta. Voces sí, todas las que quieras. La tuya, no.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...si quiere salir, salga...si mira internet durante un día entero o dos, hagalo...si hoy no escribió nada,que más da...y si mañana o pasado no lo hace...qué......qué hace que se marque ese tipo de pautas....vive en un mundo acolchado,para amortiguar cosas que ya conoce...salga y baje por la calle, tropiece, golpeese...y claro; pruebe a sonreir

tropovski dijo...

Vivir sin teoremas, que canta Chinarro.

Y procrastine pero no tanto, demonios, que algunos estamos enganchados a esta página.